Deseos y propósitos

6

Cuando la magia nos invita a cumplir los propósitos

Usualmente, al final del año hacemos una retrospectiva sobre lo que hicimos durante estos 12 meses, qué cosas cumplimos, cuáles quedaron pendientes, y la tradición de las doce uvas para pedir deseos hace aún más presente esta retrospectiva solo que en forma de desear lograr los propósitos que sabemos tenemos pendiente.

Deseos y propósitos de año nuevoEn entregas anteriores sobre este mismo tema hemos recomendado algunas cosas. A manera de recordatorio, la primera es escribir sobre tus propósitos, esto ayuda a tener algo más “tangible” sobre lo que queremos, además de que permite reflexionar sobre si es una motivación interna o externa.

Reconocer la diferencia entre las motivaciones es relativamente sencillo: una motivación interna está relacionada con nuestros propósitos vitales, es decir, surge de nuestro interior, de aquellas cosas que deseamos hacer, que harían de la experiencia de lograrlo o vivirlo algo significativo; las externas tienen que ver más con el cumplimiento de expectativas socioculturales.

¿Cómo empezar?

Es necesario establecer propósitos a corto plazo. Si quieres lograr algo, es importante desenmarañar algunos componentes psicológicos que suelen “estorbar” a la hora de ver cumplidas o no nuestras metas, por ejemplo: si decides que quieres mejorar tu apariencia física, reflexiona el porqué, uno de los propósitos más comunes y también menos cumplidos es el de bajar de peso, sin embargo, si ves hacía afuera (estereotipos de belleza) desistirás pronto, si miras hacia adentro conectas con los motivos propios por los que deseas una nueva figura.

Si te pones a “régimen” es la obligación de hacer algo, si tú no te llevas muy bien con las obligaciones y sí con el azúcar, pronto abandonas, pero si conectas con que tu meta a corto plazo es caminar un par de veces a la semana, más tu motivación interna que es sentirte con mayor energía, más otra meta a corto plazo como disminuir el consumo de productos envasados, comenzarás a activar tus propios recursos y a construir nuevos hábitos.

Deseos y propósitos de año nuevoCon el ejemplo anterior quizá puedas preguntarte, pero con eso ¿cómo se cumple el propósito de mejorar la apariencia? Aquí entra algo de magia: cuando conectas con tus propósitos vitales lo demás viene por añadidura. Piensa en que cuando activas tus propios valores de vida, los propósitos comienzan a cumplirse, es algo que hacemos casi todo el tiempo (a veces a la inversa) solo que solemos no ser conscientes de ello.

Continuando con el tema de la magia, las fiestas decembrinas están repletas de ella, los niños las disfrutan y se ilusionan, de igual forma lo hacemos los adultos sobre todo en cuanto a las posibilidades que se abren ante la llegada de un nuevo ciclo.

Es por ello que en esta ocasión te invito a hacer algo de magia, antes de que se lleguen las famosas campanadas. Primero, debes pensar en tus metas, objetivos y propósitos que quieras para el próximo año; reflexiona sobre ellos; identifica si ya estás haciendo algo; por qué los necesitas; qué le aportarán a tu vida y, sobre todo, deben estar puestos en positivo. Para tu beneficio, su cumplimiento no debe perjudicar a nadie.

Hacer la magia posible para cumplir los deseos

Cuando lo tengas claro, es momento de convertirlo en un deseo. Para que la magia funcione tu deseo ha de cumplir con tres características:

  1. Debe ser posible
  2. Tiene que formar parte de tu historia.
  3. Debes desearlo de verdad.

Siguiendo estas tres recomendaciones escribe tu deseo en un pedazo de papel en tres o cuatro líneas.

Al leer la frase que contiene tu deseo debes estar pendiente de tu interior, identifica si leer el deseo conecta con una emoción agradable, como niño en mañana de Navidad o de Día de Reyes, si es así entonces está listo. A continuación deja tu papelito en algún sitio donde puedas verlo constantemente, de vez en cuando vuélvelo a leer, conecta con la emoción, guardarlo y dedícate a hacer tu vida siendo buena persona.

Deseos y propósitos de año nuevoPara finalizar, ten presente este ejercicio en el ritual que acostumbres a hacer con tu familia el fin de año, procura que esa sensación te acompañe en el momento que des por terminado este ciclo, recuerda agradecer lo obtenido durante él ya que el agradecimiento nos permite avanzar.

Deseo por mi parte que tengas un feliz cierre de año que, para el nuevo, tus deseos se cumplan y compartas la satisfacción de verlos cumplidos con la gente que te rodea, ya que así nos acercamos más al mundo que queremos, de mi parte estoy atento a tus comentarios, recibe un cariñoso abrazo querido lector.

Alex Castro. Terapeuta familiar. Facilitador de relaciones armónicas. Presidente Colectivo Bennu, Armonía Emocional.

Tienes preguntas: ponte en contacto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here