Del juego a la responsabilidad. Niños

30

Por: Alex Castro

¿Cuándo y cómo? Una propuesta basada en las consecuencias
¿Qué es lo que más nos gusta hacer en la niñez?

Fácil: jugar ¿no?, los niños y niñas pueden pasar horas jugando, viendo la televisión, la computadora, y ahora la tableta o el celular.

Posteriormente, cuando crecen y se vuelven adolescentes hacen lo mismo, agregando algunas conductas de la vida adulta, como pasar tiempo con los amigos, beber y renegar de los adultos.

El juego en la infancia es algo natural, sin embargo, desde el juego es posible que nuestros chiquitines comiencen a aprender de responsabilidades.

El juego es un entrenamiento, en él se siguen reglas como esperar el turno, avanzar lo que “dicen” los dados, no hacer trampas, mediar conflictos, etc., sobre todo cuando el juego es en conjunto.

Ahora con el uso de las tecnologías, lo anterior puede volverse complicado, los adultos hemos utilizado la tableta o el celular como “chupones” para bebés, si el niño o niña en cuestión está inquieto o no nos deja trabajar, conversar, concentrarnos y un largo etcétera, podemos dar un aparato con el cual se “entretengan”, no obstante, así ni ellos ni nosotros aprendemos a manejar nuestros estados emocionales de una manera eficiente.

Podríamos pensar que lo que sí hacemos es hacer acuerdos, sin embargo, en la mayoría de los casos son del tipo de aquí está el celular, pero nada más en “lo que platico con tu tía”, “en  lo que acabo de leer”, “mientras salgo de estar con el doctor”, es un recurso no lo niego, aunque si no ponemos límites adecuados además de variar los acuerdos y/o el uso de los aparatos podríamos tener problemas de manejo de frustración.

Muchos pequeños cuando se les retira el teléfono, máxime si es antes de lo acordado, tienen una sensación de frustración que se desborda, lloran y patalean, hasta que se les devuelve o se les da otra cosa. Lo que aprenden es que el “berrinche” funciona, si a esto le agregamos que si no se tiene ninguna responsabilidad en casa la cosa empeora. Pero ¿cuándo deben tener responsabilidades niñas y niños? En la consulta familiar es de lo más común oír a hijos adolescentes y adultos jóvenes decir: “sí ayudo…bueno…a veces”. Como si la responsabilidad fuera de alguien más y ellos de buena onda ayudan. También se escuchan reclamos con mucho sentido y otros con no tanto como: “yo no pedí venir al mundo”, “para qué me trajiste si no me ibas a atender”. Con la respectiva cara de impotencia y confusión de los padres.

Pero exploremos, en verdad ellos y ellas no han pedido venir al mundo, fue una decisión nuestra, éste tipo de reclamo se gesta mucho tiempo antes de ser dicho, cuando en la niñez se perciben como el centro del universo, al menos del de los padres, y que éstos están para servirles, cuando la dinámica cambia, se sienten heridos y pueden buscar herir.

Volviendo a las responsabilidades, es importante decir que quien conoce mejor a sus hijos e hijas y es responsable de cuidarlos, guiarlos y educarlos somos los padres, sin embargo, a veces nuestras ocupaciones no nos dan tiempo, aunque déjame decirte que no tienes que invertir tanto como crees. Las responsabilidades se pueden aprender jugando, pero hay que estar dispuesto a seguir los tiempos de los niños, a veces nos “gana” la prisa y preferimos hacer las cosas por ellos, solo que no sabemos que no ahorramos el tiempo, es un engaño de los hombres grises, el engaño está en que el tiempo que crees ahorrar lo invertirás después en pensar qué tienes que hacer para que se vuelva responsable.

Pero ¿cómo integrar las responsabilidades jugando? Cuando los niños son muy pequeñitos, no les genera ninguna molestia ayudar, al contrario, lo hacen con gusto, ya que están aprendiendo, jugando y asimilando que para hacer algunas cosas deben hacer otras, sin más preguntas.

La fórmula mágica está en la conjunción de tres elementos: acompañamiento, supervisión y paciencia.

Puedes hacer cosas con tus hijos como: “vamos a recoger los juguetes para irnos a comer”, “antes de ir al parque”, “para que se vea bonito el cuarto”, etc., lo puedes hacer con ellos, sobre todo cuando son pequeños o no tienen el hábito.

No lo hagas por ellos, es posible que se pongan a jugar mientras recogen, es natural porque lo disfrutan, hay que supervisar, tener paciencia para repetir las indicaciones, hacer acuerdos.

Hay que saber que niños y niñas no comprenden conceptos abstractos como el tiempo o el orden, hay que describir más y tener en cuenta nosotros estos conceptos, si se te hace tarde constantemente, no es cosa de los pequeños, ellos no están pendientes del tiempo y regañarles porque no se “apuran” solo los frustra.

Si ya tienes adolescentes, pero nunca tuvieron el hábito, no te preocupes, es posible desarrollarlos aún; incluso hay jóvenes que dejan buenos hábitos al entrar en esta etapa de la vida, las ambivalencias son comunes en la adolescencia, si las cosas se tornan muy complicadas quizá ya no solo sea un tema de hábitos sino de patrones de relación, lo que tendría que ser consultado con un profesional.

Cuando comiences a desarrollar hábitos sanos para ti, tus hijas e hijos, verás que vivirán con menos castigos/premios y más en consecuencias, si no cumplieron con alguna de sus responsabilidades deben saber cuál es la consecuencia.

La flexibilidad, el ajuste a la edad, la comunicación son elementos imprescindibles para tener éxito. En la infancia se van integrando estas normas y cuando se hace es menos complejo continuar en la adolescencia, ya que tanto padres como hijos han aprendido a hacer acuerdos. Recuerda seguir tus instintos y si tienes dudas habla con otros adultos, contrasta ideas, a veces no es necesario un proceso terapéutico, pero sí la orientación. Comparte tus inquietudes y con mucho gusto me contacto contigo.

Alex Castro. Terapeuta familiar y de pareja. Papá.

  • Presidente Colectivo Bennu, Armonía Emocional.
  • lic.alexcastro@gmail.com
  • Facebook: http://es-la.facebook.com/Mtro.Alex.Castro/
  • Twitter @psicalexcastro
  • www.reevolucionat.com
  • www.colectivobennu.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here