8 consejos para controlar la frustración en niños

2

La frustración es algo que alguna vez hemos experimentado como seres humanos cuando las cosas no salen como las planeamos, sin embargo, a diferencia de un adulto, un niño no ha aprendido a controlar esas reacciones y de no cuidarlas a tiempo, más tarde podrían costar más trabajo; no obstante, todo tiene solución, por eso te dejamos estos 8 consejos para manejar la frustración en niños.

Frustración en niños consejos1. El ejemplo arrastra

De nada sirve que les digas como afrontar la frustración si tu como padre o madre no lo demuestras en cada situación; sobre todo, es importante adoptar una actitud positiva ante la vida para que ellos aprendan a solucionar las situaciones.

2. Dejar que se frustre

Frente a un enfado, grito o pataleo, es mejor dejarlos un momento sin acudir inmediatamente, con ello se dará cuenta que ese tipo de reacciones no tienen gran relevancia para llamar tu atención y que no siempre tendrá la razón, obligándolo a buscar la solución ante una situación difícil.

3. Fracaso = Aprendizaje

Explícale como el fracaso es una oportunidad de aprender cosas nuevas, darnos cuenta de los errores y mejorarlos; además de ser parte de la vida, el fracaso nos ayuda a avanzar, de esta forma podrá afrontar las situaciones aceptándolas cuando se presenten.

4. Evita la sobreprotección

Es importante dejarlo hacer las cosas por sí solo y favorecer la autonomía; es natural que se equivoque o tropiece pues está aprendiendo. La sobreprotección y permisividad incapacita al(a) niño(a) para hacer frente a los problemas.

5. Cultura del esfuerzo

Enseñarle lo importante que es esforzarse para conseguir lo que uno quiere y para resolver las situaciones difíciles, ayudará bastante para crear consciencia y resolver sus fracasos.

6. Perseverancia

Los progresos son evidentes cuando se tiene perseverancia, por ello es tu tarea enseñarles a tus hijos la importancia de esta cualidad en las personas, ésta será esencial para superar situaciones adversas.

7. Celebrar el avance y marcar objetivos

Es esencial elogiar una reacción positiva ante una situación difícil. Además, el marcar objetivos ayudará aún más para el manejo de la frustración; sin necesidad de exigirle, éstos deben ser realistas y adecuados a su madurez, de lo contrario podría ser contraproducente.

8. La tortuga Manolita

En esta técnica harás uso del siguiente relato, es importante que lo aprendas y lo uses en el momento en que necesite autocontrol:

Vamos a hablar de una pequeña tortuguita llamada Manolita que se mete en muchos problemas. Cuando está en el colegio y los ejercicios no le salen bien, los rompe.

Cuando la profesora le riñe, se enfada. Si en el patio la empujan sin querer, le da patadas al culpable.

Cuando Manolita se comporta así no se siente bien. Después de romper los deberes o darle patadas a otra pequeña tortuga se siente muy mal, muy triste.

Piensa que podría haber hecho algo mejor, pero en el momento, la rabia no la dejó pensar mucho.

Un día, Manolita que estaba triste por las consecuencias de lo que había hecho –su profesora no la dejó salir al recreo por portarse mal–, se encontró con una tortuga con mucho más años que ella, muy sabia.

Esta le dijo:

—Manolita, ¿no te das cuenta de que la solución a tus problemas se encuentra en tu caparazón? Cuando sientas que te enfadas mucho, métete en tu caparazón y cuenta hasta diez.

La pequeña Manolita pensó en esto y decidió ponerlo en práctica la próxima vez que le ocurriese algo.

Cuando en el recreo la empujaban sin querer, se metía dentro de su caparazón, contaba hasta diez y cuando salía ya no sentía ganas de responderle con patadas a nadie.

¡Era fantástico!

La profesora se puso muy contenta. Manolita ya no rompía sus deberes y parecía que la relación con sus compañeros había mejorado.

Frustración en niños consejos tortugaY recuerda que en caso de que la situación te rebase, debes acudir con un profesional.

Tipos de frustración en niños

  • Provocada por adultos: se da cuando el niño quiere hacer algo y los adultos, o generalmente los padres, se lo impiden.
  • Provocada por otros niños: se presenta cuando un niño le quita el juguete al otro o no le permite jugar con el propio.
  • Provocada por los objetos: Los objetos, al igual las personas, no se comportan siempre como él quiere. Su madurez, su fuerza y su coordinación a menudo le juegan malas pasadas.
  • Provocada por la edad o el tamaño: Aparece cuando el niño no consigue hacer algo que le exige más de lo que puede ofrecer por su tamaño o altura.

Fuentes:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here